loader

En los últimos años ha crecido la idea de que las bebidas vegetales son más “naturales” que la leche. En primer lugar, es necesario que hagamos la diferenciación entre ambas. Tomemos en cuenta que el origen de los productos es diferente, ambos son naturales. La leche se refiere exclusivamente al líquido de origen animal, mientras las bebidas vegetales consisten en extractos líquidos de cereales, frutos secos o legumbres. Ya desde su origen podemos asegurar que ambos contienen diferentes nutrientes.

Debemos dejar de pensar que las bebidas vegetales son un sustituto de la leche. Si leemos etiquetas, la leche suele tener como único ingrediente este líquido, ya que, por sí misma, la leche tiene un alto contenido vitamínico, de calcio y la calidad proteica es mayor; mientras que las bebidas vegetales pueden contener muchos aditivos para proveer de todos los nutrientes que no contienen por sí mismas. A algunas se les aplican procesos de blanqueamiento e incluso se les añade azúcares para simular un mejor sabor, ya que no contienen el azúcar natural que la leche sí contiene, que es la lactosa. En este caso, las bebidas vegetales pueden ser una opción (no un sustituto) para las personas con alguna alergia o intolerancia a la lactosa, como también lo puede ser el yogurt, por ejemplo, ya que este no contiene lactosa, a pesar de ser un producto lácteo.

Tu puedes elegir lo que creas que es mejor para ti y tus necesidades, siempre y cuando tomes una decisión informada y no basada en mitos. Lo que sí podemos asegurar, es que, al consumir lácteos guatemaltecos, aportamos directamente a las familias que trabajan en el campo, mientras las bebidas vegetales no son producidas localmente.